Bienvenidos a nuestro blog

Juventud Activa Cuba Unida, con coordinadoras en varias provincias a través de toda la isla, realiza un trabajo arduo en las calles, entregando información de la realidad de lo que sucede con los presos políticos y los luchadores pacíficos en la isla, desenmascarando al régimen con todas sus violaciones de los derechos humanos en Cuba

Nuestro Trabajo

jueves, 31 de marzo de 2011

La dignidad como valuarte

La dignidad como valuarte

Gerardo Lazcano Naranjo,
Presidente del Partido Neocatólico y consejero político de JACU

Tendremos fe que pronto saldremos a la calle y encontraremos al cubano de esquina conversando de los asuntos convenientes para la patria. Da pena ver a esos hombres marginados como perros callejeros, sin la consideración de nadie por haberse ganado ese lugar, diciendo constantemente que no hay más nada que hacer, solo convertirse en un alcohólico más. Un hombre que no sirva ni tan siquiera para protestar, es un objeto inservible. A los primeros que les estorba es la propia familia, solo los que son de su calaña ignoran el efecto nocivo que le hacen al progreso social. Los sistemas totalitarios alimentan a estos desgraciados, en la manera que escogieron para terminar con sus vidas, todos suman ceros a la izquierda, no son capaces de pensar ni en el derecho que tienen a recuperar su salud, porque tampoco tienen este derecho que suena viril y no a conformidad.



También demostraron obediencia al sistema, voluntariamente neutralizaron su protesta. ¿Quién educa los hijos de estos inútiles? ¿En que base se apoyan para exigir con dignidad mejor vida?. Abandonar la patria es la esperanza de la gran mayoría. Los jóvenes obedecen primero a sus instintos que al reconocimiento de los derechos que no les enseñaron. Enseñarles que se defiendan con dignidad será el único reconocimiento que recordaran de sus padres y de todos los que tuvieron fe de que con la verdad es como único se consigue el camino de la libertad y la democracia.



Un pueblo nunca avanzará con sus hijos temerosos porque sus padres les inculquen el silencio que los humilla y los degrada, porque todos lo jóvenes conocen ya que esto es una gran sinvergüencería que adoptó el nombre de sistema. Por lo tanto, ninguno aborrece de sus vidas para alistarse al servicio de tan infame tiranía. Sus padres soñaron, otros dudaron y otros temieron, en su gran mayoría la historia los puso en el lugar de los vencidos y lo más triste es no querer revancha. Aceptaron la esclavitud para refugiarse en la oportunidad que le dieran a sus hijos en la complicidad y la mentira.

La esperanza está en la iglesia católica que los sacerdotes enseñen las vidas virtuosas que vivieron esos Santos Varones, que por la verdad de Cristo lograron que los pueblos los recuerden por los siglos de los siglos. Amen.

0 comentarios:

Publicar un comentario